Blog -

Hotel Flamero Matalascañas

Hotel Flamero Matalascañas

Este post le dedicaremos a comentar nuestra experiencia de ASPACE Ávila en el hotel Flamero de Matalascañas durante nuestro turno de vacaciones.

En líneas generales nos fuimos contentos con el hotel ya que estuvo a la altura de nuestras expectativas en cuanto adaptaciones y zonas comunes accesibles, pero siempre surge algún incoveniente que os comentaré para que tengáis en cuenta si alguna vez tenéis la oportunidad de alojaros en este hotel

Comenzaré a hablar de las habitaciones, el hotel sólo cuenta con habitaciones dobles adaptadas y nosotros por organización, en relación monitores-usuarios, sólo teníamos una habitación doble y las demás todas triples, lo que supuso un problema para alguna habitación triple que hubiera necesitado adapataciones y no se contaba con ellas. Eso sí, la habitación doble adaptada es muy buena y no tuvimos ningún problema, pero claro, en las demás habitaciones la movilidad se nos hacía complicada, ya que las triples consistía en dos camas y un sofa cama que al abrirle acababa con todo el espacio que tenía la habitación y por lo tanto hacía imposible moverse con una silla o con un andador. En los baños, aunque no fueran adaptados, no tuvimos muchos problemas con nuestros usuarios, ya que todos eran duchas con un escalón muy bajo y el lavabo no estaba muy elevado. Solicitamos que todas las habitaciones estuvieran en la misma planta y no nos pusieron ningún problema, cosa que es de agradecer.

Estábamos en la planta 3, y como en todos los hoteles, a la hora de desplazarnos todo el grupo en las horas de las comidas teniamos que ir con tiempo ya que coger el ascensor se convertía en misión imposible... el hotel disponía de dos ascensores de tamaño normal (entraba una silla y dos personas más ) y un montacargas donde entraban dos sillas a la vez y dos o tres personas.

Las zonas comunes eran bastantes amplias y bien adaptadas, en el comedor nos reservaron una zona para todo el turno de vacaciones con mesas grandes para que estuvieramos todos juntos, aunque los primeros días tuvimos alguna discrepancia con los camareros, se solucionó sin mayor problema. La comida era tipo buffet y para los  celiacos, les pedíamos la comida al encargado y la traía especial para ellos.

El acceso a la piscina era un poco lioso ya que había que coger dos ascensores distintos para llegar hasta la piscina, pero cuenta con rampa para acceder a la piscina grande aunque para la pequeña no.

El hotel cuenta con animación todas la noches para bailar, cosa que disfrutamos todos los días bailando juntos.

Por último quiero comentar las zonas de alrededor del hotel, donde para ir a la playa te encuentras con dos grandes cuestas para empujar las sillas, y para pasear hasta que llegas a algún sitio de interés tienes que recorrer un buen camino lleno de aceras pequeñas y poco accesibles.

Con nuestra experiencia en este hotel esperamos haber sido de ayuda si alguna vez os alojais en él, al final siempre todo se puede mejorar, pero particularmente nosotros no tuvimos ninguna dificultad que no pudieramos superar y por lo tanto estuvimos contentos en líneas generalesl.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para publicar un comentario

Close
Close
Close
Atrévete a conocerme

Atrévete a conocer la parálisis cerebral

Una iniciativa de: ASPACE
Financiado por: